Le llamaban "El bueno de D. Vicente", y no se equivocaban; nació en nuestro pueblo de La Cabeza de Béjar en 1.928.

Estudió en los seminarios de Plasencia y Toledo; después en la Universidad Pontificia de Salamanca en la que consiguió el grado de Doctor en Teología. Ordenado sacerdote en 1.951, fue nombrado párroco de Almaraz (Cáceres), donde ha permanecido, en el mismo cargo, tras su recientísima muerte el 13 de Mayo de este año de 2.011.

Hombre sencillo y trabajador, se esforzó en elevar material y espiritualmente al pueblo de Almaraz, al que atendió con tanto entusiasmo durante 60 años: parroquia, catequesis, niños, matrimonios, ancianos, fiesta de San Roque, conocimiento y devoción a Nª Sª de Rocamador para cuyo cuño hizo levantar una hermosa capilla.

A sus afanes parroquiales, unió otras labores de tipo diocesano y Nacional. Desde sus primeros años de parroquia, hasta estos días, vino publicando periódicamente una Hoja informativa y pastoral, que tanto apreciaban los almaraceños. Durante años, publicó la Revista Diocesana de Plasencia ; fue nombrado por la Conferencia Episcopal Española Director del Apostolado en Carretera, cargo que ejerció con entusiasmo y entrega ; participó en las Misiones Generales en Argentina.

La muerte le encontró todavía trabajando.

Francisco Martín