.:: Boda de la Virgen ::.

boda_001.jpg
I

boda_002.jpg
II

boda_004.jpg
III

boda_005.jpg
IV

boda_006.jpg
V

boda_007.jpg
VI

boda_008.jpg
VII

boda_010.jpg
VIII

boda_011.jpg
IX

boda_012.jpg
X

boda_003.jpg
XI

mvc_335f.jpg
XI

mvc_336f.jpg
XII
mvc_337f.jpg
XIII

El primer Domingo de Octubre se celebra la Fiesta de la Virgen del Rosario, conocida como “Boda de la Virgen”.

Tradicionalmente por la mañana se hacía misa solemne y por la tarde la procesión seguida del Tálamo, el cual se ponía en la era o en la plaza, si el tiempo acompañaba. Si las condiciones no eran favorables el tálamo se hacía en la Casa del Concejo.

Este resultaba muy típico; lo organizaba una Mayordoma y tres Madrinas y también asistía el Ayuntamiento.

Para esto se instalaba una mesa grande o tablero cubierto con un paño azul, sobre él se colocaba la imagen de la Virgen, un roscón, platos con trozos de manzana, roscas de pan amarillo troceadas y cacahuetes, así como una bandeja para depositar en ella las ofrendas en dinero.

Al ser las bodas el acontecimiento más festejado a nivel popular y como si de una boda se tratase, la gente del pueblo voluntariamente y según sus posibilidades, llevaba sus ofrendas.

Estas consistían, generalmente, en frutos y legumbres del otoño recién cogidos, como manzanas, patatas cebollas, tomates y pimientos, seleccionados y presentados en la mejor bandeja o plato de la casa. También de llevaban medidas de trigo o cebada, pollos, conejos.... que depositaban alrededor de la mesa. Todo ello acompañado de música del dulzaina y redoblante.

La Mayordoma aportaba media fanega de trigo y la rosca grande, que se repartía entre los niños que llevaban las ofrendas, o daban algo en metálico, juntamente con los trozos de manzana.

Las Madrinas llevaban una cuartilla de trigo y una rosca que era subastada.

Una vez efectuada la subasta ó “Puja” llegaba el turno del Ayuntamiento, que ofrecía siempre en Metálico, seguido de los vecinos que quisieran ofrecer en dinero.

A continuación se hacía baile y el que quisiera sacaba a la Mayordomas o Madrinas a bailar, pagaba 10 Céntimos y solo duraba medio minuto, para así poder sacar más a beneficio de la Virgen.

Por la noche las Mayordomas, Madrinas y el Ayuntamiento iban a la casa del sacerdote y entregaban lo recaudado a la Parroquia para las necesidades de la misma.

Aunque en otro tiempo era una fiesta grande y muy típica, actualmente no pasa por sus mejores momentos, mas bien languidece; La juventud no mantiene la tradición y las autoridades ... tampoco.

Ahora ya de eso queda poco, aunque la fiesta se sigue haciendo, ya que se juntan tres o cuatro como Madrinas para que no decaiga del todo y la gente coopera para ayudarlas. El convite es para todo el pueblo que asista a el tálamo.

Joaquina Sánchez